Hacia 1900, la ciudad de Viena vive un momento de gran esplendor cultural.
Arquitectos como Josef Hoffmann o Otto Wagner; escritores como Karls Kraus o Robert Musil; músicos como Gustav Mahler o Arnold Schönberg; filósofos como Ernst Mach o Ludwig Wittgenstein; o los padres de la psicología, Sigmund Freud y Carl Gustav Jung forman una generación de creadores excepcional, que abre el camino del siglo XX.
La exposición muestra 75 dibujos muy personales de un ilustre contemporáneo suyo, Gustav Klimt, uno de los artistas más representativos de la Viena de esta época. El lujo, erotismo, teatralidad y complejidad psicológica son algunas de las constantes del arte de Klimt, para nosotros se ha convertido en el hilo conductor de la puesta en escena que hemos diseñado.