Los campos de concentración nazis poseían un sistema de marcaje de prisioneros basado en triángulos invertidos hechos de tela que se cosían sobre las chaquetas de los prisioneros. Estas marcas eran obligatorias y los colores tenían significados concretos que servían para distinguir las “razones” y “delitos” por los que el prisionero había ingresado en el campo. 

Este año se cumplen 75 años de la liberación de los campos de exterminio en los cuales se exterminaron millones de personas en poco más de 4 años. Hemos diseñado el imagotipo que identifica las diversas actividades que organiza l’Ajuntament de Barcelona para reflexionar sobre unos hechos que no deben repetirse jamás.

¡Combatamos el fascismo!